Adiós a los semáforos en rojo… los fabricantes prueban tecnologías para adecuar la velocidad y no tener que parar

Es más que probable que de aquí a algunos años ya no tengamos que parar ante un semáforo en rojo. Muchos fabricantes están investigando con diferentes tecnologías para que el vehículo calcule a la velocidad que tiene que ir y así no tenga que parar. Uno de los últimos en realizar este tipo de investigaciones es Ford. Aquí tienes el comunicado de prensa dónde explica cómo funciona esta tecnología.

uk_autodrive_ford

Nota de prensa de Ford

  • Encadenar semáforos en rojo de camino al trabajo puede convertirse en cosa del pasado con una tecnología que se está probando actualmente en vehículos Ford
  • Los conductores eligen la velocidad recomendada para aumentar al máximo la probabilidad de encontrarse con semáforos en verde a partir de información ofrecida por dispositivos instalados en las carreteras. Los conductores del Reino Unido pasan dos días al año parados en los semáforos en rojo
  • Los coches Ford también están probando una tecnología que avisa cuando los coches por delante, fuera del campo de visión, frenan en seco para mostrar las ventajas que ofrecen los coches conectados

Imagina que pudieses llevar a los niños al trabajo, ir al trabajo o acercarte a hacer unas compras sin toparte con un solo semáforo en rojo.

La tecnología que haría esto posible se está probando actualmente en vehículos Ford que den luz verde a que los conductores ahorren tiempo. La tecnología Green Light Optimal Speed Advisory utiliza información sobre los tiempos de los semáforos desde una unidad instalada en las carreteras para facilitar a los conductores la velocidad óptima para que se encuentren siempre los semáforos en verde.

Ford está realizando pruebas con esta tecnología que ayuda a demostrar las ventajas de los coches conectados para UK Autodrive, el organismo de pruebas de vehículo conectado y de conducción autónoma más grande del Reino Unido. Este proyecto, que cuenta con una parte de financiación pública por valor de 25 millones de euros y un equipo de 16 personas, está desarrollando y poniendo a prueba tecnologías de comunicación vehículo a vehículo y vehículo a infraestructura que podrían contribuir a hacer que la conducción sea menos estresante, haga perder menos tiempo y se mejore la eficiencia de combustible.

“No hay muchas cosas peores que encadenar un semáforo en rojo detrás de otro de vuelta a casa después de un largo día de trabajo”, asegura Christian Ress, supervisor de Tecnologías de Ayuda al Conductor del departamento de Ingeniería e Investigación de Ford. “Permitir a los conductores “surfear” semáforos en verde también equivalen a tener un trayecto más fluido que ayuda a mejorar el flujo de tráfico y a ofrecer reducciones significativas de emisiones de dióxido de carbono y consumo de combustible”.

Solo los conductores del Reino Unido pasan dos días al año parados en semáforos en rojo, y ya hay disponibles tecnologías similares que permiten a los ciclistas de Copenhague y Ámsterdam evitar semáforos en rojo*. Si los conductores no consiguen evitar un semáforo en rojo, el sistema muestra cuánto falta para que éste se ponga en verde.

Los Mondeo Híbridos facilitados por Ford también están probando las Luces con Freno Electrónico de Emergencia, que avisa cuando un vehículo que tenemos por delante frena en seco, incluso si esto ocurre fuera de nuestro campo de visión, a una distancia de hasta 500 metros.

Las tecnologías que se pondrán a prueba el próximo año también avisarán a los conductores cuando otro vehículo está bloqueando un cruce cercano o si se acerca una ambulancia, un coche de policía o un camión de bomberos y prioriza la llegada de los vehículos a cruces sin señales de tráfico o luces.

Las pruebas se llevarán a cabo durante los próximos dos años tanto en carreteras abiertas como en circuitos cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *